Noticias de la Iglesia

Ayuno de Avance Espiritual Día 13 Asociación o Perdón – Liberación

“Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.” Mateo 6:12

Acabamos de terminar tres días de examinar el área de la Adopción o Provisión (pan diario y perdón). Ahora nos movemos hacia la parte del modelo del Padre Nuestro que trata con la comunión; de pedir perdón a perdonar y liberar a aquellos que han pecado contra nosotros. Ya entendemos que el perdón no es negar que hemos sido heridos o maltratados. De hecho, en muchos casos, los dolores y los abusos son tan dolorosos y profundamente emocionales que, sin la intervención divina, es casi imposible liberar o perdonar a las personas involucradas. En realidad, estamos diciendo: «No te haré daño, aunque tú me lastimes a mí».
En el modelo del Padre Nuestro hay dos elementos para el perdón: 1) pedirle al Señor que nos perdone por nuestros pecados y, 2) liberar a los que han pecado contra nosotros. Nuestro perdón está ligado a nuestro acto de perdonar a otros. Mateo 6:12 dice: » y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores». Luego, en los versículos 14 y 15, lo encontramos aún más evidente: «Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonara también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonara vuestras ofensas. »

Hasta que no liberemos a los que pecan contra nosotros, nuestras vidas espirituales estarán en ruinas, serán confusas.

Por favor, hagan esta oración conmigo hoy:
“Padre amoroso, necesito tu ayuda ahora. Por la fe, estoy eligiendo perdonar a quienes me han lastimado física y emocionalmente. Confío en que me des la fuerza para hacerlo, aunque sea muy difícil para mí. Gracias por amarme durante estos días difíciles de recuerdos dolorosos mientras continúo permitiéndote trabajar en mi vida. ¡En el nombre de Jesús, AMEN!

Ayuno de Avance Espiritual Día 12 Adopción o Provisión – Quitando las Telarañas

Y perdónanos nuestros pecados. Lucas 11: 4ª.

En una ocasión la esposa de Billy Graham recibió la noticia de que sería entrevistada en su casa por una cadena de televisión, como toda buena ama de casa se dispuso a limpiar su casa de la mejor manera posible. Cuando llego la hora de la entrevista, se encendieron las luces de la compañía televisora y comenzaron la conversación, para la sorpresa de nuestra amada hermana, esa luz era tan potente que desde donde ella estaba sentada pudo observar en una esquina de su sala una pequeña telaraña que no había podido ver con la luz menos intensa de su propia casa.

A menudo cuando examinamos nuestro corazón, pensamos que todo está bien, que no hay pecados que debemos confesar y la verdad es que en esos momentos nos hemos examinado a la luz de nuestros propios ojos…necesitamos examinarnos a la luz del Espíritu Santo para que salgan a relucir las “telarañas” que a veces no son fáciles de observar con nuestra propia luz.

Eso fue lo que le sucedió a Isaías cuando estuvo en la Presencia de un Dios tan Santo, se dio cuenta que tenía labios inmundos y estaba en peligro de morir, pero Dios en su misericordia envió su ángel para que le pasara un carbón encendido. La verdad es que entre más nos acercamos a Dios, más pecados tendremos que confesar, pues la luz de su santidad los expondrá…por eso aceptemos hoy su invitación: Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Padre amado, te doy las gracias porque puedo acercarme a tu trono de gracia para pedirte que me perdones de todos mis pecados…Espíritu Santo muéstrame cuales son para confesarlos, y gracias por esta seguridad que me das de que la sangre del Señor Jesucristo me limpiara de cada uno de ellos.

Ayuno de Avance Espiritual Día 11 Adopción o Provisión – El Pan Diario

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Lucas 11:3

Es interesante ver que el Señor Jesucristo nos enseñó a orar por el pan nuestro de cada día…no nos dijo que pidiéramos el de la semana o el del mes…en otra ocasión él también dijo: basta a cada día su propio mal o afán… y el apóstol Pablo nos recuerda: ¡¡¡por nada estéis afanados!!!

Es necesario que aprendamos a descansar en Dios, a procurar vivir un día a la vez…a no afanarnos por el día de mañana, pues si no lo hacemos difícilmente aprenderemos a disfrutar del día de HOY…un ejemplo perfecto de esto, es lo que Dios hacía con su pueblo de Israel en el desierto: les daba el mana para cada día!!!
Por otro lado, debemos pedirle al Señor que se revele a nuestras vidas como nuestro Proveedor, de tal manera que podamos declarar sin ninguna duda como el salmista David: Jehová es mi pastor y nada me faltara…pues nada falta a los que le temen. Los leoncillos necesitan y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien…o como el apóstol Pablo aseguraba: Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Padre amado, enséñame a pedirte el pan de cada día…que pueda descansar en ti hoy, quita todo afán por el día de mañana…y gracias porque eres mi Proveedor, siempre lo has sido, nunca me has fallado, siempre me has dado todo lo que me ha hecho falta.

Ayuno de Avance Espiritual Día 10 Adopción o Provisión – Lo Que Todo Hijo Necesita

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestros pecados.
Lucas 11:3, 4ª.

Llegamos a este cuarto de la Adopción o Provisión, y lo llamamos así porque es donde oramos al Padre pidiéndoles lo que todo hijo necesita: alimento y perdón, estas dos son las necesidades básicas de todo hijo. En la Escuela de Oración nos agrada decir que Dios nos da los alimentos (el pan nuestro de cada día) y se lleva la basura (el pecado).

Que hermoso es saber que Él es un Buen Padre, y como tal sabe todas las cosas que necesitamos aun antes de pedírselas… Él sabe que anhelamos el sustento diario de nuestras necesidades físicas y materiales, pero también sabe que tenemos la necesidad de ser perdonados.

El desea que vengas ante su presencia y le pidas lo que necesitas para HOY, pues mañana traerá su propio mal o afán…también desea que tengas la actitud del salmista: examíname y escudríñame, mira si hay camino de perversidad en mi…líbrame aun de los pecados que me son ocultos.

Después de haber recibido el amor del Padre en el cuarto # 1, de haber declarado y santificado su Nombre en el cuarto #2, y de haberle pedido que venga su Reino y se haga su Voluntad en el cuarto # 3…habrán ocasiones en que no tendrás necesidad de pedirle nada, sino que caerás de rodillas y le darás las gracias pues sabrás que Él es tu Proveedor y siempre te dará TODO lo que necesitas, tanto los alimentos como el perdón de todos tus pecados.

Padre gracias porque me has adoptado como tu hijo y siempre me darás todo lo que me haga falta, gracias por el pan diario y el perdón de mis pecados.

Ayuno de Avance Espiritual Día 9 – Su Voluntad

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. Mateo 6:10

Invitar al Reino de Dios a venir es, obviamente, invitar al Rey. Un reino es tan fuerte como lo es su rey. Que Dios sea Rey significa que Dios sea obedecido. Hacer esta oración es hacer un compromiso de lealtad a un gobernante que requiere compromiso. Ya que Dios «vive» en el Cielo (un dominio totalmente cedido a Su gobierno) y nosotros vivimos en la tierra (un dominio en rebelión a Su gobierno), es comprometerse con un Rey que regresa con una fuerza de invasión para reclamar lo que es legítimamente la suyo. Entonces, hacer esta oración es orar para que Dios gobierne tan efectiva y directamente en la tierra como lo hace en el Cielo y para asociarnos con Dios para hacer que esa realidad se manifieste.
Cuando Jesús trajo el Reino de Dios, la voluntad de Dios se demostró a menudo al deshacer las obras del diablo. Él sanó a los enfermos, resucitó a los muertos, enseñó verdades terribles, confundió a los sistemas mundiales y, sobre todo, ¡demostró que Él volvería a tomar la tierra del maligno echando fuera demonios!
Está claro que esta no es una oración para orar si deseamos permanecer igual. Hacer esta oración es invitar a Dios a reorientar radicalmente nuestra existencia para siempre. ¡Es invitar al poder del Cielo a sobreponerse en la tierra a través de nuestras vidas! Sin embargo, definitivamente hay un contraste entre la voluntad de Dios que se está haciendo perfecta e instantáneamente arriba y la voluntad de Dios que se está haciendo solo parcial o imperfectamente en la tierra. En el cielo, la voluntad de Dios se lleva a cabo de manera inmediata y perfecta. Aquí en la tierra, Dios nos da la opción de hacerle Rey y la opción de llevar a cabo su voluntad. Cuando habla, algunos eligen obedecerlo, otros lo ignoran, otros lo resisten, otros lo rechazan y otros tardan años en llegar a un lugar de obediencia.

Cuando oramos: «Venga tu reino, hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo», estamos predeterminando nuestro compromiso de llevar a cabo la voluntad de Dios sin importar lo que requiera de nosotros. ¿Hay algo que Dios ya te haya mostrado que es Su voluntad para tu vida que aún no estás haciendo? Si es así, ¿por qué no?

Por favor ore conmigo: “Padre, examíname y muéstrame si hay áreas en mi vida que no he cumplido tu voluntad. [Si ya conoces áreas particulares, confiésalas al Señor.] Quiero que se haga tu voluntad en mi vida y a lo largo de mi vida. Estoy determinado que no importa cuál sea tu voluntad para mi vida, quiero llevarla a cabo. En el Nombre de Jesús, amén.

Ayuno de Avance Espiritual Día 8 Señorío – Su Gobierno y Reinado

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. Mateo 6:10

¿Qué es el Reino de Dios? En pocas palabras, el Reino de Dios se refiere al gobierno de Dios sobre cada aspecto de la vida. Es el gobierno y el reinado de Cristo manifestado sobre nuestras vidas y que está permitiendo que el reino de Dios derrote nuestro propio reino personal. Es asombroso que Jesús nos haya dicho que pidamos que venga ese Reino. ¡Él nos muestra que nuestras oraciones en este asunto del avance del reino de Dios en nuestras vidas, realmente hacen una diferencia!

Romanos 14:17 dice que el «Reino de Dios es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo». ¡Así que el Reino está conectado a la presencia y al poder del Espíritu Santo en nuestras vidas! La gran promesa hecha a todos nosotros es que Jesús nos volverá a unir al verdadero gobierno de Dios en nuestras vidas a través del gobierno del Espíritu. ¡Necesitamos el Espíritu de Dios para avanzar el reino de Dios!

Por favor ore conmigo:
“Padre, lléname con tu Espíritu Santo hoy. Necesito tu Espíritu Santo para avanzar el Reino del Padre en mí y a través de mí. Avanza la justicia y remueve el pecado. Avanza la paz y elimina la ansiedad. Avanza el gozo, y elimina la desesperación y el desaliento. En el Nombre de Jesús, amén.

Ayuno de Avance Espiritual Día 7 Señorío – Someterse

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. Mateo 6:10

Esta parte del modelo del Padre Nuestro tiene que ver con el gobierno de Dios y el cumplimiento de los propósitos de Dios. Es básicamente pedirle a Dios que haga lo que, en Su supremacía, Él cree que es lo mejor. Le está pidiendo a Su Cielo que invada nuestra tierra para que haya una colisión que cambie la vida, ese cambio tendrá lugar en nuestras vidas y a través de nuestras vidas.

Hacer esta oración, significa que decidimos cambiar, y eso solo sucede cuando elegimos someternos. La sumisión no es una palabra que nos guste, particularmente aquellos de nosotros que vivimos en sociedades independientes y democráticas. Orar para que venga Su reino y para que se haga Su voluntad es elegir someterse y permitir que el gobierno y el reinado de Dios comiencen en nuestros corazones y vidas. Ese proceso de cambio, le da la bienvenida al Señorío de Dios, comienza solo cuando nos sometemos al Rey del Reino. Entonces, ¡esta no es una oración para orar si deseamos permanecer igual! De hecho, es probablemente una de las partes más peligrosas y que alteran la vida del modelo de oración que da Jesús.

Mientras continuamos orando durante este ayuno, permitamos que Dios ponga Su dedo en áreas de nuestras vidas que no están bajo la sumisión de Su gobierno y Su reinado. Usted ya sabe … cosas como chismes, impaciencia, falta de perdón, prejuicios, adicciones y orgullo.

Por favor ore conmigo hoy:
“Padre, avanza Tu Reino en mi vida. Libera tu voluntad en mi vida. Someto mi espíritu, alma y cuerpo ahora mismo. Muéstrame si hay áreas de mi vida que no están sujetas a tu gobierno y tu reino, y dame el poder para deshacerme de ellas. En el Nombre de Jesús, amén.

Ayuno de Avance Espiritual Día 6 – El Nombre de Jesús

“…De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido”. Juan 16: 23-24

Qué bendición es poder orar en el nombre de Jesús. ¡Hay un poder sobrenatural en el nombre de Jesús! Él quiere que usemos su nombre. Él desea darnos tantas cosas, pero necesitamos pedir en su nombre. Hace cinco años y medio recibimos las peores noticias de nuestras vidas. Nuestra única hija, Andrea, recibió noticias de que tenía un tumor de rápido crecimiento en su pecho, envuelto alrededor de las arterias de su corazón. Lloramos juntos mientras tratábamos de procesar esta noticia. Esa noche, toda nuestra familia se reunió a través de la computadora y comenzamos a orar juntos en el nombre de Jesús. Llamamos a su nombre, Nuestro Sanador, Nuestro Gran Médico, Obrador de Milagros. A lo largo de los nueve meses que siguieron con 600 horas de tratamientos de quimioterapia, 4 infusiones de columna, cirugía mayor y 6 semanas de tratamientos de radiación, Clamamos a Jesús. Declamamos sus nombres. Nos centramos en sus increíbles atributos y nos dio su paz, su fuerza, su esperanza, su amor fiel y sí, incluso su gozo a través de todo. ¡Recibimos mucho de nuestro Dios fiel a través de esos difíciles meses previos al día en que fue declarada libre de cáncer! ¡Que milagro! Damos gracias a Dios todos los días por sanar a Andrea. Damos gracias a Dios por poder invocar su nombre y pedir en su nombre.

¿Qué está poniendo Dios en su corazón para pedirle en estos días? Él está estimulando la fe en usted para buscarlo y recibir de su amor. Ponga su enfoque en Dios y en sus nombres y sus atributos. Póngase de acuerdo con él por lo que quiere hacer en su vida. Pida en su nombre.

Señor Jesús, venimos ante ti con corazones humildes. Eres fuerte y todopoderoso y eres capaz de hacer más abundantemente de lo que pedimos o entendemos. Venimos con gratitud porque deseas que pidamos en tu nombre. Llena nuestros corazones con los deseos que tienes para nosotros y para nuestros seres queridos y para los perdidos de este mundo. ¡Danos fe para orar para que trabajes en el mundo que nos rodea para tu gloria! ¡Te damos gracias y alabamos tu nombre por siempre! Amén.

Ayuno de Avance Espiritual Día 5 – Alabado sea el Señor

«Alaben el nombre de Jehová, porque solo su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos «. Salmo 148: 13

Este salmo ordena a todas las cosas creadas en el cielo y en la tierra que «¡Alaben al Señor!» Nos exhorta a alabar el nombre del Señor porque solo su nombre es exaltado. Es alto y elevado. Mientras alabamos su nombre, eleva nuestros ojos, corazones y espíritus por encima de nuestras circunstancias a lo que está por encima de todo lo mundano, lo cotidiano, las cosas diarias de la vida. ¡Incluso los ángeles y las huestes celestiales están llamados a alabar al Señor porque su esplendor no solo está por encima de la tierra, sino también por encima de los cielos! Qué mejor manera de comenzar nuestro día que alabando al Señor, exaltando los nombres de Dios, para reconocer todos sus atributos. Aleluya al Cordero de Dios, al que se le ha dado un Nombre que es sobre todo Nombre; ante el nombre de Jesús toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre.

Cuando mis hijos eran niños en edad preescolar, tuve que aprender a alabar al Señor. No me vino de forma natural. Era difícil alabar al Señor cuando me interrumpían el sueño cada noche para alimentar a los bebés, cuando estaba cansada cambiando los pañales, recogía juguetes y limpiaba los pisos día tras día. Mi cabeza estaba ciertamente baja, y mi actitud era aún más baja. Me di cuenta de que mi adoración no debería ser solo cuando encontraba algunos momentos tranquilos en mi día para orar o leer la Biblia. Mi verdadera adoración llegó cuando aprendí a alabarle mientras cambiaba los pañales o lavaba ropa o arreglaba las camas. ¡Aprendí que lo que hice por mis hijos FUE mi adoración al Señor! Él estaba contento mientras cantaba con ellos o les enseñaba algo nuevo, o simplemente disfrutaba de su amor y su risa. Exaltar su nombre nos eleva por encima de nuestras circunstancias cotidianas para experimentar su placer en todas las cosas.

¡Señor, te alabo hoy! Tú eres un escudo a mi alrededor, oh Señor. ¡Tú eres mi gloria y el que levanta mi cabeza! Cuando me enfoco en ti, sé que me amas, me cuidas y me guiarás a través de este día. Tú eres Fiel. Tu bondad y compasión nunca terminan. Continúan a través de todas las generaciones. Gracias por tu presencia conmigo hoy.

Ayuno de Avance Espiritual Día 4 – Una Torre Fuerte

  1. “Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado.” Proverbios 18:10

Este versículo es una promesa. Este es un versículo para destacar. Este es uno para memorizar. El nombre del Señor es una torre fuerte. El nombre del Señor es nuestro lugar seguro. Es nuestro refugio. Es donde moramos en medio de una tormenta de incertidumbre. El nombre del Señor. ¿Cuál es su nombre de torre fuerte para hoy? ¿Es “Señor Soberano”? ¿Sabiendo que Él es el Señor sobre cada rey y reino de este mundo? ¿Qué tal “Consolador?” ¿Necesita este nombre para calmar su corazón? Para sostenerle en sus brazos de amor y susurrar: “Tú eres mi hijo. Tú eres mi hija”. Quizás necesite sabiduría para tomar una decisión. Él es su pastor, Él es la sabiduría. Él es su Guía y el Camino. Su nombre es Poderoso. Se abre paso a nuestro espíritu y trae vida y ánimo donde había desesperanza y desanimo.

Cuando mis hijos eran pequeños, los llevaba a la escuela cada mañana. Me encantaba el momento de hablar con ellos y orar por ellos antes de que comenzaran su día escolar. En el camino de regreso a casa, pasaba tiempo adorando al Señor cantando y declarando sus nombres en voz alta. Me fortalecía para el día siguiente. Ponía mi enfoque en mi Dios Poderoso, El Dios Todopoderoso.

Deje que el Señor le revele quién es él a través de sus nombres. Deje que ponga su luz en uno de sus nombres hoy. Deje que sea una torre fuerte para correr hacia ella a lo largo de su día hoy.

¡Señor, tu nombre es una torre fuerte! Gracias por esta promesa. Puedo declarar tu nombre sobre mí y saber que eres mi protector, mi seguridad, mi lugar de destino. Puedo ser fuerte porque tú eres mi Fuerza. Puedo tener paz porque tú eres mi Paz. Puedo tener confianza porque eres mi Dios. ¡Bendito sea el Nombre del Señor!

Scroll to top

¡Mira aquí nuestro culto!