Ayuno de Avance Espiritual Día 5 – Alabado sea el Señor

«Alaben el nombre de Jehová, porque solo su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos «. Salmo 148: 13

Este salmo ordena a todas las cosas creadas en el cielo y en la tierra que «¡Alaben al Señor!» Nos exhorta a alabar el nombre del Señor porque solo su nombre es exaltado. Es alto y elevado. Mientras alabamos su nombre, eleva nuestros ojos, corazones y espíritus por encima de nuestras circunstancias a lo que está por encima de todo lo mundano, lo cotidiano, las cosas diarias de la vida. ¡Incluso los ángeles y las huestes celestiales están llamados a alabar al Señor porque su esplendor no solo está por encima de la tierra, sino también por encima de los cielos! Qué mejor manera de comenzar nuestro día que alabando al Señor, exaltando los nombres de Dios, para reconocer todos sus atributos. Aleluya al Cordero de Dios, al que se le ha dado un Nombre que es sobre todo Nombre; ante el nombre de Jesús toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre.

Cuando mis hijos eran niños en edad preescolar, tuve que aprender a alabar al Señor. No me vino de forma natural. Era difícil alabar al Señor cuando me interrumpían el sueño cada noche para alimentar a los bebés, cuando estaba cansada cambiando los pañales, recogía juguetes y limpiaba los pisos día tras día. Mi cabeza estaba ciertamente baja, y mi actitud era aún más baja. Me di cuenta de que mi adoración no debería ser solo cuando encontraba algunos momentos tranquilos en mi día para orar o leer la Biblia. Mi verdadera adoración llegó cuando aprendí a alabarle mientras cambiaba los pañales o lavaba ropa o arreglaba las camas. ¡Aprendí que lo que hice por mis hijos FUE mi adoración al Señor! Él estaba contento mientras cantaba con ellos o les enseñaba algo nuevo, o simplemente disfrutaba de su amor y su risa. Exaltar su nombre nos eleva por encima de nuestras circunstancias cotidianas para experimentar su placer en todas las cosas.

¡Señor, te alabo hoy! Tú eres un escudo a mi alrededor, oh Señor. ¡Tú eres mi gloria y el que levanta mi cabeza! Cuando me enfoco en ti, sé que me amas, me cuidas y me guiarás a través de este día. Tú eres Fiel. Tu bondad y compasión nunca terminan. Continúan a través de todas las generaciones. Gracias por tu presencia conmigo hoy.

Scroll to top

Culto dominical Iglesia Dinamarca

¡Mira aquí nuestro culto!