Si queremos consejos para todos los desafíos de nuestra vida, los recibiremos de manera
múltiple, pero diferente es cuando DIOS mismo te aconseja, este es el caso de Josué, que Dios
mismo le hablo y le aconsejo (Josué 1.1) ante el llamado y desafío de liderar un grupo de mas
de 2 millones de personas para atravesar el rio Jordán y conquistar la tierra prometida…. ¿Qué
le dijo que cuidara muy bien para este desafío?

RFLEXION EN FAMILIA
– Lean juntos Josué 1.8 y memoricen este versículo
– ¿Cuál es el consejo?… pueden leer el verso 7
– ¿A que se refiere con el “libro de la ley”?
La Palabra de Dios son principios para nuestra vida (Juan 6.23 y 6.68)
– Que entendemos con “nunca se apartara”
– Que se debe hacer con las Palabras de Dios y ¿como lo podríamos hacer?, ¿Cómo nos
podríamos ayudar en familia para este propósito?
– ¿Cual es la promesa?, ¿Por qué deseamos que nos vaya bien y seamos prosperados?

Reflexión final…
La Palabra de Dios no solo se aprende de ella cuando vamos al templo o una persona nos
enseña, también se aprende en el hogar con la familia. Los padres somos responsables de
enseñarlas a los hijos y los hermanos mayores a los más pequeños (Deuteronomio 6.6-9)
En esta oportunidad Propónganse aprender la Palabra de Dios en familia, determinen un
tiempo y una forma para hacerlo y experimenten por una semana y luego celebren lo
aprendido y así continúen hasta hacerlo parte de la vida de su familia.
Oración uno por otros para aprender la palabra de Dios y el Señor nos guie en bien y
prosperidad en todo.