Ayuno de Avance Espiritual Día 13 Asociación o Perdón – Liberación

Ayuno de Avance Espiritual Día 13 Asociación o Perdón – Liberación

Ayuno de Avance Espiritual Día 13 Asociación o Perdón – Liberación

  • 0 Comments

“Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.” Mateo 6:12

Acabamos de terminar tres días de examinar el área de la Adopción o Provisión (pan diario y perdón). Ahora nos movemos hacia la parte del modelo del Padre Nuestro que trata con la comunión; de pedir perdón a perdonar y liberar a aquellos que han pecado contra nosotros. Ya entendemos que el perdón no es negar que hemos sido heridos o maltratados. De hecho, en muchos casos, los dolores y los abusos son tan dolorosos y profundamente emocionales que, sin la intervención divina, es casi imposible liberar o perdonar a las personas involucradas. En realidad, estamos diciendo: «No te haré daño, aunque tú me lastimes a mí».
En el modelo del Padre Nuestro hay dos elementos para el perdón: 1) pedirle al Señor que nos perdone por nuestros pecados y, 2) liberar a los que han pecado contra nosotros. Nuestro perdón está ligado a nuestro acto de perdonar a otros. Mateo 6:12 dice: » y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores». Luego, en los versículos 14 y 15, lo encontramos aún más evidente: «Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonara también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonara vuestras ofensas. »

Hasta que no liberemos a los que pecan contra nosotros, nuestras vidas espirituales estarán en ruinas, serán confusas.

Por favor, hagan esta oración conmigo hoy:
“Padre amoroso, necesito tu ayuda ahora. Por la fe, estoy eligiendo perdonar a quienes me han lastimado física y emocionalmente. Confío en que me des la fuerza para hacerlo, aunque sea muy difícil para mí. Gracias por amarme durante estos días difíciles de recuerdos dolorosos mientras continúo permitiéndote trabajar en mi vida. ¡En el nombre de Jesús, AMEN!